martes, 14 de julio de 2009

Escudo te escuda

  Carlos Lucero Aja

En 1999, más exactos el día primero de junio, envié una carta al entonces Rector de la Universidad de Sonora, Mtro. Jorge Luís Ibarra Mendívil, sobre los cambios en forma y color que del Escudo de la Uni-Son se estaba haciendo, principalmente del sospechoso cambio de amarillo a blanco. El tiempo me dio la razón pues el ameritado maestro Ibarra después resultó miembro del Partido Acción Nacional, por lo que el escudo de la universidad se “empanizó” hasta la fecha (foto 1). El escudo original con sus colores verdaderos es el que puede verse en el frontispicio del edificio principal –Rectoría- o en la Escuela de Letras (fotos 2 y 3).

Foto 1.

Foto 2.

Foto 3.

Ahora bien, lo malo no está en que se le agreguen cosas, como el círculo rojo y las naranjas con hojas, si no que se cambien colores o que se pasen por alto las reglas de la Heráldica. La heráldica es una herramienta de investigación histórica. Es la ciencia que estudia y fija las normas para la correcta composición, interpretación y descripción de los blasones o escudos de armas. La heráldica se puede considerar como una verdadera ciencia de las armas, de los escudos concedidos a familias y personajes con reconocidos méritos militares, así como también a las ciudades. Posteriormente se utilizó para representar a países, provincias o estados, organizaciones e instituciones.

El dibujo y los colores de las armas seguía un complejo sistema de jerarquías visuales y símbolos, es decir un preciso lenguaje figurativo, que sería largo aquí enumerar. En Heráldica existen cinco colores: el rojo, al que se denomina "gules", el azul "azur", el negro "sable", el verde "sinople" y el morado "púrpura". Los metales son dos: el oro que se le representa en color amarillo y la plata por el color blanco.

Para la representación de los esmaltes o colores era indudable que la forma ideal consistía en la pintura, pero si se recurría al grabado o escultura, era evidente que sí se podían reproducir ornamentos y figuras que componían el escudo pero no sus colores. Este problema fue resuelto por un jesuita italiano, el padre Silvestre Petra, en un invento que lo solucionó y que marcaba un progreso evidente no sólo en la Heráldica sino también en las Artes Gráficas (fotos 4 y 5). Así, el rojo se representa por líneas puestas en “palo”, o sea, perpendiculares (verticales); el azul por líneas en “faja”, o sea horizontales que van de lado a lado del escudo; el verde por medio de líneas en “banda” o diagonales de derecha a izquierda; el negro por líneas perpendiculares en palo junto con horizontales en faja; el morado por líneas puestas en “barra” o diagonales de izquierda a derecha. En cuanto a los metales, el oro se manifiesta por puntos esparcidos con toda regularidad por el campo del escudo. La plata se expresa dejando el campo completamente limpio y sin ninguna señal.

Foto 4.Foto 5.

El error más frecuente en el escudo de la Universidad de Sonora es el de poner en el mismo campo el color y los símbolos que se usan para designarlos (foto 6). Usted puede ver los más diversos escudos colocados en su papelería, automóviles, edificios, periódicos, objetos y revistas (fotos 7 a 12), unos blanco en su parte inferior, otro colores volteados, etc., inclusive algunos en la que su tercio inferior más bien parece la bandera de los Estados Unidos de América (fotos 13 a 15) y otros cortados (foto 16). El escudo de nuestra Universidad de Sonora debe ser revalorado y continuar con sus verdaderos colores, azul y amarillo sin agregarle ningunas líneas ni puntos como se puede ver en este pin de los primeros años de su fundación (foto 17).

6 7

8   10

11 12

13 14

15 17

El escudo es como el nombre y apellido de una persona y esotéricamente trae aparejados influencias determinadas que si se cambian alteran los resultados deseados por su diseñador, creador o fundador, que en este caso de la Universidad tengo entendido lo fue el distinguido maestro y filósofo José Vasconcelos. Para muestra de esto que digo aquí basta un botón: instituciones comerciales y fábricas como la Cervecería de Sonora, Mezquital del Oro, bancos y otros negocios vinieron a menos o desaparecieron cuando se cambió su logotipo. Otro ejemplo lo constituye el escudo nacional mexicano que ha sido modificado en distintas épocas (recuerden la famosa águila mocha del presidente Vicente Fox), así como también el nombre del país que oficialmente nunca se ha llamado MÉXICO y así está difícil que avance.

Otro caso similar lo constituye el escudo del Estado de Sonora, que ha sido remplazado varias veces. El primer escudo oficial –pues antes no había- que se usó en la papelería del gobierno, impresos y libros de la época (que se dice pintado por Diego Rivera o diseñado por el profesor Dionisio Rentería Ruiz) fue el que mostraba en el centro un indígena con las manos levantadas y en su pecho una cruz gamada o zwástica, símbolo que se utilizó en todo el mundo desde tiempos inmemoriales para designar “buena suerte” y que el régimen hitleriano corrompió (foto 18 y 19). Los primeros diseños de los edificios de la Uni-Son llevaban este escudo en el frontispicio (fotos 20 a 22).

18 19

20  21

22

Durante el gobierno de Abelardo L. Rodríguez se cambió por el actual que muestra la economía del Estado en aquella época (faltándole la industria), teniendo en el triángulo central de la banda superior un danzante del venado Yaqui. Dicho escudo, en el que participó el arquitecto Gustavo Aguilar, es bastante colorido y representa dignamente a Sonora (foto 23). Dicho escudo se cambió durante el sexenio del gobernador Rodolfo Félix Valdés por uno apócrifo al que se le retiraron algunos elementos del diseño original y el danzante se volvió “jotolón” (foto 24) tipo danzante del venado del ballet de Amalia Hernández o como el que sale actualmente en una televisora de la ciudad que, afortunadamente, el gobernador Manlio Fabio Beltrones lo retiró.

23

En este sexenio que está por terminar, el escudo de Sonora se volvió “fantasma” o sea sin color, o únicamente gris como las cenizas de ya saben donde (foto 25 y 26). No diré nada esta vez del espantoso y mal diseñado símbolo del gobierno de Eduardo Bours Castelo (Ojo: originalmente de apellido Robinson Bours Castelo), en color rojo y blanco que lleva la palabra Sonora y un danzante del venado que le da la espalda al nombre del Estado en posición “tigre de Santa Julia” (foto 27). Esperemos que con el gobierno estatal panista del próximo gobernador Guillermo Padrés Elías, no alteren en lo más mínimo nuestro escudo (fotos 28 y 29) o les cobrará factura y que el de la Universidad retome sus colores para bien de todos (foto 30).

25 26

27 28

29 30